domingo, 15 de febrero de 2009

Discurso viendo Ali


- Dios, tío, ¿cuándo dejamos de vivir esos momentos históricos?
- ¿Cómo?
- Sí, eso, ¿cuándo dejamos de vivir momentos históricos? ¿Cuándo pasamos de Alí peleando en Kinshasa contra George Foreman y con todo el público pidiéndole que lo matase, a Tyson mordiéndole la oreja a Holyfield? ¿Cuándo dejamos de vivir esos momentos excitantes en los que hasta el deporte tenía tintes épicos, en los que los deportistas eran casi héroes trágicos? Qué sé yo, ¿cuándo pasamos de Bahamontes, o de Ocaña… del que se suicidó, ya no me acuerdo cuál era… a los ciclistas de ahora, que van todos dopados? Piénsalo, los dos últimos Tours los ganaron los que iban segundos porque a los primeros los echaron… ¡Joder, ¿dónde quedó la leyenda?! ¿Qué ha pasado con la épica?
Vivimos en una época de Ronaldinhos que duran dos años en la élite, y luego se queman, nos buscamos a otros, y santas pascuas… Ahora tenemos a Messi, mientras no llega nos entretenemos con Kaká, y si falla Messi, nos tenemos guardado en la manga a Bojan… que es sólo un año más joven, pero ¿qué más da? Cada vez salen con la fecha de caducidad más corta, nos los producen en masa, tarugos sin cabeza, no opinan de nada ni protestan contra nada ni les importa nada… Alí era un activista político, amigo de Malcolm X, se negó a ir a Vietnam… ¿quién es ahora el campeón del mundo de los pesos pesados? ¿Qué es, ruso, croata?...
Todo es ordinario, todo es poco importante… El mundo del deporte está rodeado de cientos de periodistas que precisamente viven de buscarse constantemente nuevos héroes… que están obligados a ello, que no paran de repetirnos que los momentos que vivimos son históricos, y ni siquiera ellos son capaces de encontrar a un ídolo verdadero, a alguien perdurable, a alguien que vaya a quedar en los anales…
Los de la NBA de ahora, por buenos que sean, no son ni de lejos comparables a Michael Jordan, que por cierto era el baloncestista perfecto, era infalible, y ahora se ha retirado y ha perdido su dinero y se ha divorciado… Todo es pedestre, joder, común y ordinario. De hecho la NBA, que era un escenario mágico, que lo veíamos en la tele a las cinco de la mañana, ahora está llena de españoles. ¡Si hay un tipo de Badajoz, coño! ¡Es que se nos caen los mitos!
Y ningún futbolista es comparable con Pelé, ni con Maradona…. No sé, ¿se te ocurre algún deportista que hoy por hoy esté haciendo historia?
- Federer…
- Joder, es verdad, Federer.
- O no sé, Gebreselassie. O Phelps, o la saltadora esa rusa de pértiga…
- Bueno, vale, no te lances, igual me pasé con la última pregunta, pero la cosa iba más allá… Federer es sólo un tipo que juega de puta madre al tenis, pero las figuras antiguas del deporte eran colosos con poderes divinos, y tenían ese concepto del deber… de saberse históricos, de perseguir un fin último, casi místico.
Además, Federer es sólo un deportista. Bueno, hace anuncios de moda, parece que eso le interesa mucho, ya me dirás… ¿pero qué piensa? ¿No tiene nada que decir de los ultraderechistas esos que quieren echar a los negros de Suiza?
Y amplío la reflexión, porque el deporte es lo de menos, ¿sabes? Te estoy hablando de la MTV, de Zapatero y de Rajoy, y de los publicistas, de que ya no pasa nada, y todos son insulsos…
No hay figuras individuales que destaquen… Te pongo ejemplos de otro tipo… Piensa en el cine, por ejemplo. El cine tiene cien años, y a lo largo de ese tiempo se ha ido creando una mitología… bueno, precisamente el cine se basa en esa mitología, ¿no?: John Ford, Howard Hawks, Lubitsch, Wilder… Ahora no hay directores a ese nivel: es decir, Bergman y Antonioni se murieron el año pasado; y hay algunos que quedan vivos y en activo, digamos Francis Ford Coppola, Woody Allen, no sé, Rohmer… pero no hay ninguno que sea genuinamente de esta época.

1 comentario:

Flx dijo...

¡¡con lo ególatra que se vuelve el mundo el icono de esta época seremos nosotros mismos!!